Los caudalímetros basados en este principio se emplean en todos los ámbitos de la industria y en todos los países del mundo. La gran diversidad de modelos permite su aplicación incluso en procesos altamente corrosivos que involucren lodos abrasivos.