El procesamiento de alimentos, industrias farmacéuticas y procesos de investigación biológica son naturalmente muy sensibles ente la presencia de micro-organismos como bacterias, hongos entre otros. Es importante que estos procesos estén libres de micro-organismos perjudiciales, por la salud humana y el control de calidad de los productos.